Este es uno de los jardines que mejores recuerdos nos trae, no solo por lo excepcional de su diseño sino por lo divertido que resultó moverse por los estrechos pasos entre arboles y fuentes. Al jardín se entra por un arco de seto de ciprés con poco mas de un metro de anchura, y ese es el espacio que hay en varios puntos del recorrido. Ademas, para complicar las cosas, no podíamos subir a los arboles mediante trepa por su pequeño porte pero eran lo suficientemente altos como para requerir medios de elevación. Para este trabajo solo podíamos pensar en la pequeña LEO 15, que a pesar de su reducido tamaño da una altura de trabajo de 15 metros.

Es muy importante que el cliente tenga una idea clara de lo que quiere, pero es igual de importante que sepa entender la complejidad de los trabajos que hay que realizar para lograrlo. En este caso nos encontramos con un listado de arboles muy variado, cada uno con unas necesidades de poda distintas. Una vez el cliente nos dio los criterios básicos, era momento de evaluar y planificar como íbamos a realizaros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar