En esta ocasión nos encontramos con un olmo de unos 10-12 metros de altura completamente seco, que está ubicado muy próximo a una calle bastante transitada, por lo que el riesgo es doble.
La diana y la ubicación han sido los factores que han acelerado la decisión de apear el árbol. La proximidad a un vial desde el que acceder al árbol mediante plataforma elevadora sobre camión es una ventaja que hemos aprovechado, pero el trafico limita en parte la realización de los trabajos.
Una vez estudiado el procedimiento de trabajo todo el mundo tiene clara cual es su función, por donde empieza y por donde acaba el apeo, y cual debe ser su posición en todo momento.
Dado que este olmo ha crecido rodeado de otros ejemplares sin apenas espacio, tenemos un tronco alto para una copa pequeña, por lo que el apeo es relativamente sencillo al tener ramas que no son excesivamente largas ni de diámetros importantes. Aunque en algún caso ha sido necesario dirigir la caída de ramas que podrían haber hecho daño.
Para las secciones de tronco hemos optado por emplear cuerda y polea de apeo para evitar dañar la valla de cerramiento de la vivienda.
Una vez apeado el árbol hemos pasado a la recogida y retirada de los restos, para lo que hemos empleado la biotrituradora, muy eficaz especialmente con ramas de olmo.
Finalmente todo recogido y limpio. Otro cliente plenamente satisfecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar