SERVICIOS

Nuestro equipo tiene una solida experiencia en trabajos singulares por su complejidad o por su dureza, respondiendo siempre con solvencia, eficacia y seguridad.

Tala y Apeo

Hay ocasiones en las que es necesario retirar un árbol, ya sea por problemas fitopatológicos graves, o debido a deficiencias biomecánicas que ponen en duda la estabilidad estructural. Sea cual sea la razón, los trabajos se deben realizar con seguridad, para lo que es indispensable una buena técnica y los conocimientos precisos.

Para retirar un árbol tenemos dos opciones: el abatimiento y el apeo controlado. En el primer caso, se corta por la base del árbol buscando la caída en la dirección deseada. Para ello se realiza un primer corte en forma de cuña, que será el que dirige la caída, y un segundo corte desde el lado contrario, que será el que abate el árbol.

Para realizar una operación de este tipo es necesario disponer de espacio suficiente para la caída libre del árbol. Lo más habitual es que no dispongamos de espacio suficiente al encontrar objetos que van a interferir con la caída de las ramas o de parte del tronco.

En ese caso debemos realizar un apeo controlado, para lo que se procede en primer lugar a retirar de forma ordenada y segura todas las ramas, y terminar apeando el tronco del árbol en secciones que podamos manejar para no afectar a dichos objetos.

Un jardín ajustado 4

Poda

En la relación entre el hombre y el árbol en el entorno urbano se pueden producir interferencias que requieren la realización de trabajos de poda. Pero es fundamental determinar el objetivo de la poda, lo que pretendemos conseguir con los trabajos a realizar, y cuál será su repercusión sobre el árbol a futuro. Al realizar una poda se pretende modificar la estructura de un árbol para realzar su valor estético y ornamental, o mejorar la seguridad en su entorno, pero siempre preservando su integridad.

Las podas de mantenimiento de arbolado se suelen clasificar en cuatro grandes grupos:

Saneo y limpieza:  eliminación de ramas colgantes, secas o rotas.

Reducción: disminución de la altura o extensión de la copa.

Estructural: para formar una buena estructura a largo plazo.

Adelgazar la copa: reducción la densidad de ramas en la copa del árbol, preservando su tamaño y su forma.

En la ejecución de estos trabajos se realizan procedimientos de poda en altura apoyados en técnicas de trepa arbórea o en el uso de plataformas elevadoras.

En la poda en altura se pueden emplear equipos específicos para evitar golpear objetos que interfieren en la caída de las ramas.

Las técnicas de trepa arbórea permiten acceder al árbol y alcanzar las ramas objetivo para realizar adecuadamente las labores de poda.
Tras una inspección visual rigurosa, en determinadas ocasiones se decide que el estado del árbol no permite realizar los trabajos mediante técnicas de trepa arbórea, por lo que se hace necesario el empleo de plataformas elevadoras.

Palmeras

La finalidad de la poda de palmeras es realzar su valor estético, a la vez que limpiamos las copas para evitar infecciones y ataques de insectos o buscamos una mayor seguridad.

En primer lugar se realiza el corte y eliminación de palmas y vainas, con respeto y evitando agredir excesivamente su morfología natural. No se debe sobrepasar el ángulo horizontal al eliminar las palmas. Una vez retiradas las palmas y vainas se procede a la creación de la nueva balona, eliminando solo las partes secas para que la palmera se mantenga vigorosa y saludable.

Finalmente, y solo en caso de requerirlo, se procede con en rasurado y cepillado del tronco, retirando solo las tabalas secas para no producir daños innecesarios.

Estudios y Tratamientos

Para una adecuada conservación y mantenimiento del arbolado es fundamental la detección y el tratamiento de fitopatologías. Mediante una inspección visual, que consiste en una valoración de la presencia de ramas secas, existencia de signos de degradación o de vitalidad aparente, podemos tener un primer diagnostico de la patología.

Este tipo de inspecciones se debe realizar de forma periódica para detectar anticipadamente cualquier problema y proceder de manera preventiva. Es preferible un sencillo tratamiento preventivo a tiempo que tener que recurrir a tratamientos curativos complejos.

Es muy común que simplemente se trate de un problema de conservación y mantenimiento, aunque hay casos en los que será necesario realizar un tratamiento adecuado.

PROYECTOS

Afortunadamente, no es difícil encontrar ejemplares de arboles que se distinguen por su importancia, por su valor estético o por su tamaño, y cada uno requiere una gestión adecuada para su conservación y mantenimiento.

CONTACTO

Oficina de Madrid

Dirección
Carretera del Casar de Talamanca, Km 8,9.
28130 Valdeolmos, Madrid.

Teléfono
916 202 012

Móvil
670 858 727

Escríbenos

Oficina de Sevilla

Dirección
C/ Carmen Martín Gaite, 4.
41940 Tomares, Sevilla.

Teléfono
954 159 585

Móvil
650 079 473